La limpieza con ozono es una técnico de limpieza alternativa y respetuosa con el medio ambiente. El ozono tiene propiedades higienizantes y desodorizantes.

 

¿Qué es el ozono y para qué sirve?

 

El ozono es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno (03). Aunque las moléculas de ozono se encuentran en el aire, no tienen la función desinfectante por sí mismas, sino que necesitan un generador de ozono (ozonizadores) para conseguir desinfectar.

Cuando estas moléculas entran en contacto con las partículas causantes de infecciones o hedores, los eliminan y se convierten en oxígeno.

El ozono aplicado sobre ambientes o superficies manchadas o que desprenden mal olor, tienen numerosos beneficios:

 

    • Desinfección. La desinfección con ozono es muy efectiva ya que elimina bacterias, gérmenes, hongos y otros microorgaismos. Frena su crecimiento y elimina la posible suciedad.
    • Desodorización. Estas moléculas también son capaces de acabar con los malos olores causados, incluso, por el pescado

El ozono desinfecta y no afecta al material sobre el cual se aplica, deja la superficie como nueva y no altera sus propiedades ignífugas o de aislamiento acústico.